Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

El Baluarte

Cultura

El afrofeminismo y la interseccionalidad en las luchas

El afrofeminismo centra su lucha en las mujeres negras y en como su opresión es mayor que la de la mujer blanca o la de un trabajador en general. Sin pensar en la base material real de esa opresión: el capitalismo.

Rëhá Xustin, en Gen Playz: «Si el compañero gana 800€ y yo también gano 800€ los dos estamos limitados pero yo lo estoy más porque soy negra».

El afrofeminismo o feminismo negro es una corriente de pensamiento dentro del feminismo que defiende que el sexismo, la opresión de clases y el racismo están estrechamente relacionados. La manera en que estos conceptos se relacionan entre sí recibe el nombre de interseccionalidad.

El término «interseccionalidad» lo acuñó por primera vez la jurista Kimberlé Crenshaw en 1989. Crenshaw centró su trabajo en exponer la idea de que la experiencia de ser una mujer negra no podía ser entendida de forma independientee a ser negra o a ser una mujer, sino que debía ser incluida en el debate su interdependencia. Por su parte, ya en 1974, el Colectivo Combahee River argumentó que la liberación de las mujeres negras implicaría la libertad para todas las personas, pues supondría el fin del racismo, el sexismo y la opresión de clases. 

Este fenómeno ha ido creciendo con el paso del tiempo, eclosionando con la posmodernidad y fragmentando, aun más, las luchas. En luchas como el feminismo ha creado el caldo de cultivo ideal para la divisón de luchas sin mayor fin que hacer de zapa a la lucha real de los trabajadores. Dividiendo a la clase trabajadora y generando conflictos en muchos casos inexistentes o con poca base material. 

El afrofeminismo centra su lucha en las mujeres negras y en cómo su opresión es mayor que la de la mujer blanca o la de un trabajador en general. Sin pensar en la base material real de esa opresión: el capitalismo. Además, creen que por esto deben ser mucho más escuchadas y atendidas en los debates, aunque en muchas ocasiones no sepan del tema o no estén bien informadas, creándose cupos también en este aspecto. Lo que es, en cierto sentido, paradójico: rechazan tener voz sólo en los espacios raciales, pero no admiten que nadie más hable de dicha cuestión.

En todos los partidos del sistema vemos que tienen como mínimo una cara visible, en casi todas las ocasiones es mujer y negra, que muchas veces está ahí únicamente por ser mujer y negra, no por tener mayores capacidades o una mayor formación en el ámbito. Esto es, cuanto menos, una vergüenza para el propio desarrollo de cualquier cuestión ya que usan a cabezas de turco por su apariencia, dándoles un poder que no tienen o no deberían tener y abanderándose de un movimiento del que ni siquiera son partícipes. En muchas ocasiones, estas figuras son inmigrantes de tercera o cuarta generación que no han tenido mayor problema en su vida.

Por otra parte, esta interseccionalidad en las luchas ha llevado a la creación de una especie de escalera de opresiones. Ésta va de mayor a menor si eres negro o blanco, si eres heterosexual o homosexual, si tienes alguna minusvalíao o no, etc. En definitiva, algo totalmente fuera de sentido, pero que está vigente y las diferentes organizaciones, sobre todo de izquierdas, utilizan de manera constante.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Internacional

El italiano, director, secretario, representante legal y judicial de inversión Nimbus, responsable, según el informe forense de la Guardia Civil, de un fraude que...

Opinión

Eso sí, un aviso estimado lector: no continúe si espera leer un artículo de buenos y malos, de un “noble” artista reprimido y un...

Nacional

El suceso viene unos días después de la polémica generada entre VOX y el Partido Marxista Leninista (Reconstrucción Comunista), quien colgó una pancarta en...

Cultura

Stalin tendencia en redes sociales a raiz desfile del PML(RC) por la República. Uno de los adjetivos más recurrentes ha sido el de “genocida”,...

Copyright © 2020 El Baluarte