Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

El Baluarte

Nacional

España a la cola de la recuperación

El COVID-19 ha cerrado el “Bar de Europa”.

Según los datos proporcionados por la OCDE, España será de los últimos países tanto de la Unión Europea como de los denominados “países desarrollados” en salir de la crisis del COVID-19 y recuperar el PIB previo a la pandemia.

La realidad económica que se nos presenta es complicada: un país fuertemente vinculado al exterior, que basa su economía en el turismo y en la hostelería; con un tejido empresarial debilitado; altos niveles de paro y un minúsculo porcentaje de industria.

Una economía débil y dependiente de la UE y del turismo tóxico, un país diseñado a medida para los extranjeros y su ocio destructivo que supone el 19% del PIB.                                                                                                                              En cambio, la industria supone el 14% del PIB, el mismo porcentaje desde hace décadas, a pesar de la gran capacidad del país, no se ha visto ningún tipo de evolución.                                                                                                             Mientras tanto, la UE ha acaparado las leyes sobre la agricultura y la ganadería, abocando a la improducción y a la miseria del trabajador, contentando a los terratenientes.

Se ha construido una economía destructiva y perjudicial para el país, cada vez más debilitada y dependiente, situación que se ha visto agravada por la pandemia y las restricciones de  movilidad. Al no haber turistas, no hay ingresos, ni capacidad de autosuficiencia, acarreando consecuencias tan graves como la destrucción de empresas o el aumento de parados.

Empresas en su totalidad pymes, pues suponen más del 90% del tejido empresarial, se han visto duramente afectadas por la pandemia al pertenecer al sector servicios. Apenas han recibido ayuda ni protección por parte del Estado a pesar de ser un motor básico en la economía al estar, la mayoría, orientadas al turismo.

A la par de la destrucción de empresas vienen los despidos y los ERTES, aumentando así la deuda pública a niveles preocupantes y el porcentaje de paro. Específicamente el juvenil, que ya supone un 39,9%, dejando una juventud sobrecualificada y sin posibilidades de futuro.

Las consecuencias de esta crisis han sido fatales tanto para la economía como para las personas, señalando una vez más la imperiosa necesidad de transformación del modelo económico español actual, abocando a la ruina a la clase trabajadora.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Opinión

Eso sí, un aviso estimado lector: no continúe si espera leer un artículo de buenos y malos, de un “noble” artista reprimido y un...

Cultura

Stalin tendencia en redes sociales a raiz desfile del PML(RC) por la República. Uno de los adjetivos más recurrentes ha sido el de “genocida”,...

Nacional

La crítica tanto hacia las organizaciones de izquierda actuales como al movimiento feminista levantaría cierta tensión por parte de sus adversarios de debate, Antxón...

Internacional

Este mes de junio se celebra el mes del orgullo LGTB. Desde hace ya unos años, esta fecha es un momento de despliegue de...

Copyright © 2020 El Baluarte