Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

El Baluarte

Opinión

Suicidio, el asesino silencioso de la juventud

El suicidio es hoy la primera causa de muerte no natural entre los jóvenes de entre 16 y 25 años. Se estima que en nuestro país se suicidan 3.000 personas al año, unas 10 cada día.

El suicidio es hoy la primera causa de muerte no natural entre los jóvenes de entre 16 y 25 años. Por encima de los accidentes de tráfico, sobredosis y demás “vicios” a los que se expone la juventud. Se estima que en nuestro país se suicidan 3000 personas al año, unas 10 al día. Y este aterrador número no para de aumentar. Ante esto cabe preguntar: ¿Qué está pasando?

Muchas son las causas que podemos encontrar para este hecho, pero resulta relevante señalar la que es, según los informes, la primera de ellas: la salud mental ligada a la situación económica. Los problemas de depresión y ansiedad son, por desgracia, el pan de cada día de miles de jóvenes en España, y pongo la mano en el fuego a que todos los que estáis leyendo esto conocéis de primera o segunda mano a alguien con estas patologías o que va terapia psicológica. Y es que en España hay un problema general con la salud mental, la gran olvidada de nuestra maravillosa atención pública primaria.

Es una cuestión que rara vez ocupa las portadas y al que nunca se le da más atención que quince nimios segundos de rótulo en el telediario. No se exponen las causas, las consecuencias, ni mucho menos se hace una mención a todo un entorno que pierde, sin previo aviso, a un ser querido. No somos verdaderamente conscientes, como sociedad, de lo que significa el hecho de que nuestra juventud se esté muriendo, o mejor dicho, quitando la vida.

Paro, miseria, ahogo económico, incertidumbre y nulas perspectivas de futuro. Estas son las principales causas, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), de que los jóvenes desarrollen patologías como la depresión o la ansiedad. Estas patologías, sin un debido seguimiento y atención, pueden hacer que un día nos despertemos o estemos volviendo a casa por la noche y nos encontremos a un coche de policía delante de la puerta del vecino y nos diga que nuestro vecino, hermano y amigo de la infancia se ha quitado la vida. El dolor es indecible. Pero no es inevitable.

Todas esas causas arriba mencionadas tienen solución, políticas ambiciosas de inversión en el futuro de la juventud, un cambio de modelo de sociedad que no vea a los jóvenes como simple mano de obra barata recién salida del horno.

 

Entiendo que hay cientos de factores que a día de hoy y en el futuro seguirán escapando a nuestro control. Pero estos no son la causa primaria. Y, sobre todo, debemos tomar conciencia de que los factores incontrolables no pueden hacer que nos desentendamos de un problema tan grave, y que sí se puede atajar, como es el suicidio en la juventud.

 

La necesidad de concienciar sobre este problema es patente. Hay que dar voz, exponer las causas y las consecuencias de esos datos. No permitir que todas esas personas sean números abandonados en el sótano del olvido. Evitar que siga habiendo intentos, evitar que siga habiendo familias y amigos que pierdan a alguien.

 

¿En qué clase de sociedad vivimos y cuál estamos construyendo si lo jóvenes prefieren morir a enfrentarse a una sociedad que los explota, oprime y los condena a la miseria?

En memoria de un lagarto negro.

 

J de Acero.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Internacional

El italiano, director, secretario, representante legal y judicial de inversión Nimbus, responsable, según el informe forense de la Guardia Civil, de un fraude que...

Opinión

Eso sí, un aviso estimado lector: no continúe si espera leer un artículo de buenos y malos, de un “noble” artista reprimido y un...

Opinión

Acerca de aquellos adalides de la nueva inquisición, que ocupan a la vez posiciones de verdugo y de víctima.

Nacional

El suceso viene unos días después de la polémica generada entre VOX y el Partido Marxista Leninista (Reconstrucción Comunista), quien colgó una pancarta en...

Copyright © 2020 El Baluarte